La editorial independiente en México: tozudez por la pasión al libro

En un país con bajos índices de lectura e ingresos y la escasez de librerías en zonas alejadas, los pequeños editores hacen alquimia para mantenerse a flote.

La magia hizo que Wendolín Perla creara su propia editorial. O más o menos. Estaba fascinada por las novelas fantásticas y soñaba con dedicarse a traducir sus títulos favoritos al español. Así es que un buen día decidió renunciar al grupo editorial con el que había trabajado por años y se lanzó a pelear contra los dragones que dificultan en México el trabajo de los editores de libros : los bajos índices de lectura, los altos costos de producción, la dificultad de distribuir las obras y un mercado dominado por grandes casas editoriales. Salió triunfante, o al menos ha logrado cumplir su sueño mágico: Wendolín fundó Perla Ediciones, una editorial independiente que, debido a su tozudez, ha logrado un espacio entre los lectores que aman la mitología, las leyendas, los cuentos de hadas y la literatura fantástica.

Así cuenta ella los inicios de su aventura: “Cuando renuncié al grupo editorial decidí darme a la tarea de traducir un libro que yo amo muchísimo, porque también soy traductora de oficio. Era La hija del rey del país de los elfos, de Lord Dunsany, y lo que pensé que iba a ocurrir era que de forma postrera yo iba a ofrecerle ese libro a una editorial que estuviera en posición de comprar los derechos y publicarlo. Lo traduje por amor al arte, por placer, porque me llamaba mucho la atención que ese libro no estuviera traducido al español”.

Las cosas no se dieron como ella esperaba. Por esos días le llegó la propuesta de un colega de la editorial Penguin Random House que le pidió que tradujera Rey Mono, en la versión de Arthur Waley. Con dos traducciones en la mano, Wendolín cambió de idea. “Cuando concluí la traducción de ambos, me volví loca y dije que de ninguna manera iba a permitir que alguien tocara estos libros, que son una joya”.